Un paseo por los salones europeos del Barroco

Un paseo por los salones europeos del Barroco

Estilo
PrecioA negociar
Duración1 hora
Modo facturaciónFreelance/autónomo
DossierDescargar

Sipnosis

Nuestra propuesta de programa se articula en torno a la conmemoración de los 420 años del nacimiento de Biagio Marini y los 280 de la muerte de Antonio Martín y Coll, proponiéndonos un repertorio ecléctico y variado: un paseo por los principales géneros de la música camerística del periodo barroco. A lo largo del concierto, efectuaremos un recorrido desde comienzos del siglo XVII hasta mediados del XVIII a través de las tres principales escuelas barrocas (italiana, alemana y francesa), escuchando música de algunos de los grandes maestros, así como de autores menos conocidos.

Programa

  1. Biagio Marini (1594-1663) Passacalio à 3 et 4
  2. Marin Marais (1656-1728) Sonnerie de Ste-Geneviève du Mont-de-Paris
  3. Anónimo español (recopilado por fray Antonio Martín y Coll, ca. 1669-ca. 1734) Españoleta
  4. Arcangelo Corelli (1653-1713) Concerto grosso en re mayor, Op. 6 n.º 4: I. AdagioAllegro; II. Adagio; III. Vivace; IV. Allegro
  5. Antonio Vivaldi (1678-1741) Cantata All’ombra di sospetto, RV 678: I. Recitativo; II. Aria: Avezzo non è il core; III. Recitativo; IV. Aria: Mentiti contenti
  6. Georg Philipp Telemann (1681-1767) Cuarteto con flauta en sol menor, TWV 43:g4: I. Allegro; II. Adagio; III. Allegro

Biagio Marini es uno de los compositores más representativos del barroco temprano. Virtuoso del violín, su actividad artística lo llevó a viajar a lo largo de toda su vida, adoptando rasgos de los diferentes estilos nacionales. Ocupó puestos en Bruselas, Düsseldorf y Venecia –donde trabajó en el grupo de Monteverdi, en la Basílica de San Marcos-, así como en distintas ciudades del norte de Italia. Su estilo compositivo es enormemente innovador, impulsando el desarrollo del lenguaje violinístico mediante la incorporación en su música de ligaduras de expresión, dobles y triples cuerdas, y los primeros trémolos puestos en notación; además, fue uno de los pioneros en el uso de la técnica de la scordatura. La obra que escucharemos hoy es un “pasacalle”: una pieza de danza de origen español, escrita en compás ternario, con un carácter serio y pausado; pertenece a la colección Per ogni sorte di strumento musicale diversi generi di sonate, da chiesa, e da camera, Op. 22 (1655), y refleja la habilidad lírica y la increíble audacia armónica de Marini.

Alcanzamos la segunda mitad del siglo XVIII de la mano de Marais, violagambista y compositor francés. Al contrario que Marini, Marais tuvo una vida artística más estable, trabajando al servicio de Luis XIV de Francia durante medio siglo. Es autor de óperas y de música religiosa, pero el grueso de su producción lo componen las seiscientas piezas que escribió para viola da gamba, repartidas en cinco libros. La Sonnerie de Ste-Geneviève du Mont-de-Paris (‘Campanas de Santa Genoveva del Monte de París’) es una de las piezas más conocidas de Marais. Como la obra escuchada anteriormente, es un pasacalle, construido en este caso sobre una línea de bajo formada por las notas re, fa y mi. La obra, dedicada a Santa Genoveva -patrona de París- presenta una parte de viola da gamba muy vistuosística, que refleja la maestría de Marais sobre dicho instrumento. Pertenece al libro La gamme et autres morceaux de symphonie (1723).

La Españoleta es también una pieza de danza oriunda de España, de carácter movido pero gallardo. Consta de cinco secciones repetidas, todas ellas basadas en una armonía similar; estas secciones se agrupan para formar dos partes: la primera de ellas, en compás binario y la segunda, en compás ternario. Esta pieza, muy célebre en la época, presenta raíces populares y, por la notación en que se ha conservado, parece datar de finales del siglo XVI. La obra fue recogida por Antonio Martín y Coll, organista, tratadista y compositor español, además de fraile franciscano en el Monasterio de San Francisco el Grande (Madrid). Martín y Coll la incluyó en su libro Huerto ameno de varias flores de música (1708), una recopilación que recogía obras de muy diferentes épocas, procedencia, función y estilo, la mayor parte de las cuales figuran como anónimas -como ocurre con la Españoleta-, probablemente porque el público de entonces sí que conocía a sus autores, por lo que incluir sus nombres se consideraba innecesario.

Natural de Fusignano, Corelli fue uno de los autores más célebres de su época; su fama era tal que en 1706 ingresó en la prestigiosa Academia de la Arcadia –donde conoció a Domenico Scarlatti-, y sus obras estuvieron entre las más publicadas y reeditadas de su tiempo. Es considerado uno de los principales precursores de la sonata preclásica y el gran representante del concerto grosso, género camerístico basado en la contraposición entre un grupo de solistas -llamado concertino– y una orquesta de cuerdas. Corelli es autor de 12 concerti grossi, agrupados como opus 6 y publicados en 1714; estas obras tuvieron gran influencia en la época y le sirvieron a Händel como modelo para componer, veinticinco años después, sus 12 concerti grossi.

A lo largo de su vida, Vivaldi escribió varias decenas de cantatas, de las que hoy en día se conocen un total de treinta y seis. All’ombra di sospetto (‘Bajo la sombra de la sospecha’) es una cantata profana y, siguiendo la forma habitual en la época, consta de dos recitativos –en los que se desarrolla la acción del texto- y dos arias da capo –que elaboran el contenido emocional. La obra se encontró en un manuscrito conservado en la Biblioteca Estatal de Sajonia (Dresde); este manuscrito es una copia realizada, probablemente, por el padre de Vivaldi, quien al parecer fue su principal asistente como compositor. No obstante, el título, el texto y algunas anotaciones del manuscrito aparecen con letra del propio Vivaldi. Se desconoce la fecha de composición, aunque pudo haber sido escrita en 1733. Por su parte, parece ser que el texto, que habla de desengaño amoroso, es también obra de Vivaldi.

A pesar de ser autodidacta y de la oposición de su familia a que desarrollase una carrera musical, Telemann fue un compositor de extraordinario talento, convirtiéndose en uno de los músicos alemanes más valorados de la época. Ocupó puestos importantes en Leipzig, Sorau, Eisenach y Frankfurt, antes de establecerse en Hamburgo en 1721. Es considerado uno de los compositores más prolíficos de la historia; además, su música incorpora rasgos de distintos estilos nacionales y constituye un eslabón fundamental entre la música del Barroco tardío y las primeras tendencias del Clasicismo. El que escucharemos hoy es uno de los conocidos como Cuartetos de París, una serie de 12 cuartetos compuestos en la capital francesa durante su estancia allí en el invierno de 1737-1738. Estos representan lo mejor dentro de la producción camerística de Telemann: son refinados, elegantes, ricamente variados y llenos de imaginación.

Necesidades técnicas

Un clavecín para el concierto

Vídeos

Idioma »